nov 21

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL y en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 21 de noviembre de 2014.

Este artículo responde a las canalladas que la ultraderecha y también, por desgracia, algunas voces de izquierdas están distribuyendo acerca del Profesor Navarro y de Podemos.

Durante los años de mi largo exilio viví en varios países (Suecia, Reino Unido y EEUU), y pasé temporadas de mi vida asesorando a muchos gobiernos e impartiendo docencia en muchos otros países. Cuando pude integrarme de nuevo a España, me sorprendió ver la escasísima cultura democrática existente, tanto en las instituciones y debates políticos como en las prácticas mediáticas. En lugar de debates había un intercambio de insultos con una gran pobreza argumentativa. Y en los medios de información, la manipulación era constante. En ningún otro país he encontrado tan extensa insensibilidad democrática, en la que parece no haber límites en la destrucción del adversario. Ni que decir tiene que hay excepciones, y que la mayor parte de estas prácticas las realizan las derechas, herederas de las que dominaron el aparato dictatorial del Estado español. Pero, supongo que por contagio, tales prácticas aparecen con excesiva frecuencia entre algunas izquierdas también.

Cuando volví del exilio y me reincorporé de nuevo a la vida académica española, tuve que cambiar mis planes y añadir, como una responsabilidad más (además de realizar investigación y docencia), el intentar popularizar las áreas de conocimiento en las que trabajo, que son las políticas públicas, una mezcla de economía y ciencias políticas y sociales. En este proceso publico con gran frecuencia, presentando, por lo general, críticas a la sabiduría convencional que domina los mayores medios de información del país. Como era de esperar, recibo bastantes críticas, que serían bien recibidas si no fuera porque están, por lo general, acompañadas de insultos, sarcasmos y mala leche.

También decidí, al integrarme a España y Catalunya de nuevo, ayudar a las fuerzas políticas y movimientos sociales, incluyendo sindicatos, que me lo pidieron, asesorándoles en las áreas que creía podía ayudarles. Y el abanico de instituciones es amplio. Desde el Instituto de la Mujer del gobierno de CiU en un estudio de la prostitución en Catalunya, hasta el gobierno Tripartito en el tema sanitario, incluyendo el gobierno español durante la época presidida por el Sr. Felipe González, ayudando también a la candidatura del Sr. Josep Borrell. Durante los últimos años de la administración Zapatero, y más tarde durante el gobierno del PP, he sido muy crítico con las políticas de austeridad que se han impuesto a la población y que han dañado en gran medida el bienestar y la calidad de vida de las clases populares. Desde el inicio indiqué que, tal como ha ocurrido, dichas políticas harían un daño enorme sin que resolvieran el problema de fondo que tiene la economía española. También he criticado al gobierno del PP por su enorme insensibilidad hacia el carácter plurinacional del Estado español.

Recientemente, la dirección de Podemos me pidió que, con mi amigo Juan Torres, les asesoráramos en el desarrollo de sus propuestas económicas, invitación que acepté, pues simpatizo con su deseo de transformación del sistema político, que creo necesita cambios. Amigos y colegas míos me alertaron de que ello aumentaría mucho el nivel de hostilidad, y lo he podido ver en los pocos días que hace que se conoce que Juan Torres y yo estamos asesorándoles, preparándoles su programa económico. Ello no me ha sorprendido, pero lo que sí me ha cogido por sorpresa es que el grado de manipulación de algunos medios ha llegado a unos niveles que no había visto antes.

Se me ha presentado, casi única y exclusivamente, como asesor de Fidel Castro y de su gobierno, reduciendo todo mi currículum vitae a este dato, indicando además que he presentado el Estado de Bienestar cubano como el mejor del mundo. Un caso representativo es el de actualidades.es y elEconomista.es. Ambos ponen en titulares que “Vicenç Navarro, gurú económico de Podemos, asesoró a Fidel Castro en la Revolución”. El objetivo de esta manera de describirme es indicar que Podemos está copiando el modelo revolucionario cubano, y como prueba de ello me presentan a mí como asesor de ellos y de Fidel Castro, ¡todo un récord en la manipulación! He asesorado a muchísimos gobiernos, tanto en América Latina como en Europa, sin que se cite a ninguno de ellos. Fui, por ejemplo, asesor del gobierno de Unidad Popular del Presidente Allende en Chile, y fui asesor de la Sra. Clinton en el gobierno federal de EEUU, en la Casa Blanca, en la reforma sanitaria. He sido también asesor del gobierno sueco, así como del Parlamento Europeo, datos que, naturalmente, tales rotativos no han comunicado a sus lectores. De haberlo hecho no habrían alcanzado el objetivo que deseaban.

Es más, me alegra poder haber ayudado a la Revolución Cubana en sus primeros años, ayudándoles en sus reformas sanitarias, indicando también, en una entrevista hecha por estudiantes de la UPF, que Cuba tiene hoy el Estado del Bienestar más desarrollado “entre los países pobres de igual nivel de desarrollo”, frase que no aparece en la cita de tales rotativos. Y en la misma entrevista también indico que yo sería el primero en oponerme a la aplicación del sistema político cubano a España por su carencia de democracia representativa, criticando además tanto al gobierno federal de los EEUU como al gobierno de la derecha española por su hostilidad hacia el gobierno cubano, que dificulta la apertura de aquel Estado. Naturalmente que esta parte de la entrevista tampoco aparece en tales revistas. Y también aplaudía en mi entrevista la solidaridad mostrada por el gobierno cubano en su envío de ayuda a otros países, tal como aplaudió el Presidente Mandela de Sudáfrica, agradecido por el apoyo que Cuba ofreció para la liberación de Sudáfrica. Y más recientemente, la ayuda prestada por Cuba a los países con Ébola, hecho también aplaudido por el Ministro de Asuntos Exteriores de EEUU, el Sr. John Kerry. Ni que decir tiene que tales revistas no citan nada de ello.

Por último, lamento también que en una revista como El Siglo, que leo siempre con interés, su corresponsal haya escogido definirme también como consejero del gobierno cubano, mostrando con ello que incluso revistas más respetables que las anteriores se contaminan también de este tipo de comportamientos, que alcanzan niveles patológicos cuando se trata de Podemos. Agradecería a las personas demócratas en este país que protestaran frente a tanta canallada, la única manera de definir tales prácticas mediáticas en nuestro país.

Ver artículo en PDF
Recomendar a un amigo Recomendar a un amigo

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR