may 29

Publicado en la revista digital SISTEMA, 29 de Mayo de 2009

Este artículo describe como las medidas tomadas por el Presidente Franklin D. Roosevelt permitieron salir de la Gran Depresión, señalando su posible relevancia para la situación actual. Parece que la recesión se está convirtiendo en la Segunda Gran Depresión. Y España y Europa estarán sumergidas en ella. De ahí que sería aconsejable que viéramos como se salió de la Primera Gran Depresión en los años treinta y cuarenta del siglo pasado. El indicador más dramático de la Gran Depresión fue entonces, y continúa siéndolo ahora, el desempleo. Se calcula que EEUU y la Unión Europea alcanzarán niveles de desempleo que pueden sobrepasar el 12% de la población activa. Y en España no hay que descartar que doblemos este porcentaje, alcanzando incluso un 25%. Esperemos que esto no sea así, pero existen probabilidades de que ello ocurra.

Es, pues, aconsejable ver cómo EEUU, donde se inició la Gran Depresión (tanto entonces como ahora) salió de la crisis, resolviendo el problema mayor que la había causado, que como he subrayado en varios artículos publicados en estas páginas, era entonces, y lo es ahora, la enorme polarización de las rentas. Las clases populares vieron entonces disminuir su capacidad adquisitiva, con lo cual la demanda de productos y servicios descendió espectacularmente (de nuevo, como ahora). Al principio las familias pudieron mantener su nivel de vida a base de endeudarse, pero el colapso del crédito les dejó en una situación insostenible. En el otro polo del espectro social, la gente muy rica no invertía en lo que se llamaba y continúa llamándose economía productiva (es decir en las empresas que producen bienes y servicios) pues, consecuencia de la baja demanda, la rentabilidad de invertir en tales actividades era muy baja. De ahí que los ricos invirtieran en actividades especulativas, creando burbuja tras burbuja. Era una especie de coitus económico interruptus. Y esto es lo que ha ocurrido ahora también. La última burbuja del siglo XXI ha sido la inmobiliaria, en la que España (junto con EEUU y Gran Bretaña) ha estado en el tope de la liga especulativa. Pero todas las burbujas explotan (y se podía predecir que explotaría: yo lo hice). Y la banca, metida hasta la médula en la especulación, colapsó, y de ahí viene el problema del crédito. Algo parecido ocurrió también al principio del siglo XX. En ambos periodos históricos, la escasez de la demanda, junto con la falta de crédito, fue la causa de la Gran Depresión (la de entonces, y de la que está pasando ahora).

La respuesta liberal (promovida en España por la derecha) a la II Gran Depresión es una nota de suicidio económico que puede matar al paciente. La receta incluye reducir el gasto público, reducir los salarios y bajar los impuestos. Medidas todas ellas que complicarán todavía más la situación, retrasando mucho más la recuperación.

Lo que se necesita es precisamente lo contrario. Y esto es lo que hizo el Presidente Franklin D. Roosevelt, que tomó como eje central las siguientes medidas:

1.    Creó empleo, estableciendo la Administración para la Creación de Empleo (Works Progress Administration – WPA) que creó 8,5 millones de puestos de trabajo, convirtiéndose en el empleador más importante de EEUU. Este empleo se creó en miles de proyectos, construyendo más de 1.000 aeropuertos, 2.500 hospitales, 2.500 estadios deportivos, 3.900 escuelas, 8.192 parques, 12.800 parques para niños, 124.031 puentes, 125.110 edificios públicos, 651.087 kilómetros de carreteras, y, por cierto, 103 campos de golf (consecuencia de la insistencia del Partido Republicano, el partido de los ricos). También estableció programas para educar y promover las artes. Todos estos proyectos se hicieron con la colaboración y aprobación de los gobiernos de los estados (equivalentes a las CCAA de España) y de los ayuntamientos. Fue una de las épocas de mayor creatividad social, cultural y económica, y es conocida en EEUU como el New Deal. Ni que decir tiene que el Presidente Roosevelt y su esposa Eleanor eran enormemente populares, y los Republicanos estaban totalmente desorientados y desacreditados.

2.    Estableció el seguro de desempleo para cubrir las necesidades de aquellos que estaban en paro. Pero, más importante para estimular la demanda, fue que, además de crear empleo, reforzó a los sindicatos con la ley Wagner Act, una de las mayores causas del crecimiento de los salarios y de la demanda.

3.    Aumentó los impuestos de la gente más rica que se habían beneficiado enormemente (en los años veinte) de los comportamientos especulativos. Los ricos odiaban a Roosevelt, llamándole un “traidor a su clase” (Roosevelt procedía de una de las familias más adineradas de EEUU). Y Roosevelt les respondía que aquel odio de clase era el mejor indicador de que iba por el buen camino.

4.    Intervino la banca, creando una banca pública, estableciendo además un sistema de leyes y regulaciones que dificultó la especulación por parte de la banca privada.

5.    Permitió que el déficit del Estado aumentara considerablemente, pasando de un 9,2% del PIB en 1935 a un 12% en 1941, a un 24% en 1942 y a un 43% en 1943.

Todas estas medidas fueron altamente populares. El WPA continuó hasta el establecimiento de la II Guerra Mundial, una guerra antinazi y antifascista que contó con el apoyo popular. Gran número de las otras intervenciones que se habían establecido durante el periodo 1935-1943 continuaron. Y su éxito fue la causa de que el Partido Demócrata ganara las elecciones por muchas décadas.

En una reciente reunión, la esposa del Presidente, Michelle Obama (hija de un trabajador no cualificado de uno de los barrios obreros negros de Chicago) insinuó que lo que su esposo debería hacer es lo que hizo el Presidente Franklin D. Roosevelt. No hay duda de que el Presidente Obama se está inspirando en lo que hizo aquel Presidente, pero con mucha más moderación y con medidas distintas (y a veces incluso opuestas, como en el caso del rescate de la banca) a las que la Administración Roosevelt adoptó. Parecerá prematuro, pero en EEUU las cosas se preparan con tiempo y las bases progresistas del Partido Demócrata han comenzado a movilizarse a favor de Mitchell para Presidente en 2016 cuando el Presidente Obama tenga que dejar, por ley, la Presidencia (si antes sale reelegido).

¿Por qué el Presidente Zapatero no se inspira más en el Presidente Roosevelt? Ni que decir tiene que la situación ahora es distinta a la existente entonces. Y la economía española no es la economía estadounidense. Entre otras diferencias, España pertenece a la Unión Europea, cuyas instituciones (como el Banco Central Europeo) y cuyas directrices (como el Pacto de Estabilidad) dificultan que se desarrollen políticas parecidas a las del New Deal estadounidense, que permitirían a Europa y a España salir de la crisis. A no ser que cambien estas políticas de la UE veo difícil que salgamos de la II Gran Depresión.

Ver artículo en PDF

Recomendar a un amigo Recomendar a un amigo

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies