nov 29

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL, 29 de noviembre de 2010

Este artículo señala como el capital financiero y la gran patronal tienen una gran influencia, a través de fundaciones que patrocinan, como FEDEA, en configurar la cultura económica del país, proponiendo políticas  neoliberales como la desregulación de los mercados financieros que disminuyen la fuerza de los sindicatos, la reducción de los beneficios laborales y sociales, y los recortes del gasto público, que están dañando el bienestar y calidad de vida de las clases populares, tal como se ha visto en Irlanda, modelo propuesto por FEDEA para España.

FEDEA es la fundación de estudios económicos patrocinada por los mayores bancos y cajas de ahorros de España, junto con algunas de las grandes empresas del país (BBVA, Banco Popular, Santander, Banco de Madrid, Banco de España, Bolsa de Madrid, La Caixa, Banco Sabadell, Caja Madrid, Banco Español de Crédito, Corporación Financiera Alba, Repsol, Iberdrola, Abertis, y otros). Patrocina y financia documentos e informes que promocionan los puntos de vista del capital financiero y de la gran patronal. Siempre, desde que se inició, ha promovido la reducción de los derechos laborales y sociales de la población, a base de desregular el mercado de trabajo y reducir las pensiones y el gasto público social, enfatizando la necesidad de reducir los impuestos y aumentar su regresividad. Sus estudios tienen escasa credibilidad científica, aunque ello no sea obstáculo para que tengan a su disposición grandes cajas de resonancia en los medios de información y persuasión afines a aquellos grupos de presión, cuyo poder mediático y político es enorme.
Su escasa credibilidad científica se basa en la naturaleza de sus estudios, que llegan sistemáticamente a conclusiones fácilmente predecibles. Así, en sus estudios sobre la Seguridad Social, en su intento de crear dudas sobre su sostenibilidad, han publicado muchos informes prediciendo el colapso del sistema de pensiones públicas para cierta fecha, fecha que se ha ido retrasando en la medida que el colapso no ha ocurrido. Predijeron que colapsaría en 1992, más tarde en el 2004, más tarde en 2010 (hoy continúan teniendo un superávit), y así continuamente. No duden que continuarán prediciendo el colapso, porque lo que quieren es que la gente pierda confianza en el aseguramiento público y se aseguren privadamente en los planes privados de pensiones (que, por cierto, están en profunda crisis y su futuro es altamente incierto).
Otra medida promocionada por FEDEA ha sido la desregulación de los mercados de trabajo, que FEDEA ha promocionado a través del manifiesto de cien economistas, la mayoría, por cierto, expertos en áreas poco relacionadas con temas laborales. Ello no fue obstáculo para que los mayores medios les dieran una enorme visibilidad. Los mismos medios ignoraron un contramanifiesto, firmado por muchos más economistas y expertos en temas laborales que criticaron rigurosamente tanto las tesis como los datos del manifiesto financiado por FEDEA.
El mismo grupo de cien economistas también patrocinado por FEDEA, ha publicado otro informe en el que incluyen toda una serie de recomendaciones para reformar el sistema de pensiones. La implementación de todas ellas implicaría un notable descenso de las pensiones para la mayoría de pensionistas. Y una vez más, los mayores medios de información y persuasión les dieron máxima visibilidad mediática, ignorando las críticas al informe que Juan Torres y yo mismo hemos hecho en un documento patrocinado por ATTAC (“La propuesta de los 100 economistas sobre las pensiones. Errores, medias verdades y silencios al servicio de la banca”).
Y para terminar esta lista de despropósitos de FEDEA, valga citar que, también predeciblemente, FEDEA ha sido el mayor defensor del modelo neoliberal irlandés, presentando (incluso en fecha tan reciente como Abril de este año) como un modelo ejemplar. En realidad, tal modelo ha sido la causa de que la renta media del ciudadano irlandés haya disminuido espectacularmente en los últimos tres años, y ello como consecuencia de llevar a cabo las medidas neoliberales propuestas por FEDEA, es decir, desregular el mercado de trabajo, disminuir el salario mínimo, reducir los impuestos y bajar el gasto público. El impacto negativo que estas medidas han tenido en la demanda ha colapsado la economía del país que ha visto reducido su PIB un 11% en los últimos años. ¡Todo un éxito! Uno esperaría que con este largo historial, FEDEA hubiese perdido ya toda credibilidad y sus trabajos hubiesen sido debidamente ignorados por los medios. No se lo crean. Verán como continuarán confundiendo a la población.
Una última observación. La banca y la gran patronal tienen un enorme poder y configuran en gran manera la cultura económica dominante. Las fuerzas democráticas y progresistas debieran movilizarse. Pero los ciudadanos que reúnen estas características están muy desmovilizados. Y es hora de movilizarse, porque la avalancha de las derechas es enorme. Y las derechas están muy movilizadas. Véanse los comentarios (la mayoría insultantes) que escriben ciudadanos de derechas en los espacios digitales de los diarios, revistas y blogs. Invito a que las izquierdas participen mucho más. Permítanme un ejemplo. En mi blog yo tengo alrededor de 4.000 visitas diarias. No entiendo mucho de estos temas, pero mis colaboradores, mucho más jóvenes que yo, consideran que es un número muy respetable. Pues bien, asumiendo que al menos 300 de estos ciudadanos que me contactan a diario estuvieran de acuerdo conmigo, sería bueno que enviaran el artículo con el cual están de acuerdo, a aquel autor que ha reproducido en sus escritos en los mayores medios de información y persuasión del país, elementos de la sabiduría convencional, invitándoles a que se lo lean. Soy un autor poco retórico y muy dado a los datos. Entonces, sin nunca insultar al recipiente, sugiero que los que están de acuerdo conmigo envíen 300 cartas indicando algo así como “me permito enviarle este artículo, que, con datos, cuestiona lo que usted está diciendo, y creo que le podría interesar”. Y sugiero también enviar copia al director del diario donde se publicó el artículo que reproduce la sabiduría convencional. Y no estaría de más que lo enviaran también a su representante en las Cortes Españolas y/o en el Parlamento autonómico. Es más que probable que ignoren estas cartas, pero tienen que recibirlas para hacerles conscientes de que hay gente que fuera de sus círculos pensamos diferente y deseamos un mundo distinto. Lo peor, es el silencio. Y hay demasiados ciudadanos progresistas parados y en silencio. Y mientras, la avalancha neoliberal (la ideología de la Banca y la Gran patronal) continúa, llevándonos a un desastre. Lo que pasa en Irlanda puede ocurrir en España a no ser que la ciudadanía progresista se movilice. La lucha ideológica es fundamental. Y aquellos grupos de presión tienen un enorme poder político y mediático para intentar presentar sus intereses particulares como los intereses generales del país. La realidad objetiva, fácilmente demostrable a través de datos, es que los intereses de la mayoría de la ciudadanía, y muy en particular de las clases populares, están en conflicto con los intereses particulares de la banca y de la gran patronal. Y esto es lo que tiene que mostrarse ahora más que nunca.

Ver artículo en PDF

Recomendar a un amigo Recomendar a un amigo

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR